Historia

« Volver

Historia Iglesia Peniel calle Franklin

  • Templo

    HISTORIA DE PENIEL EN FRANKLIN

    La historia de Franklin comienza en Machado en el año 1984. La congregación había empezado a crecer y era apremiante un lugar más espacioso. El Templo de Machado tenía una capacidad de solo 220 personas.
    La iglesia intenta adquirir un terreno lindero al que tenía y al firmar el documento de compra, el escribano Zubiaurre detecta algunas irregularidades en la escritura, y no nos permite la compra.
    Al fallar en este intento, se empieza a buscar un lugar más amplio.

    Ese mismo año, el pastor Teófilo Szpiga presenta a la congregación un proyecto por el que estaba orando y creía era el sueño de Dios para la iglesia, el mismo consistía en una manzana de tierra completa, con distintas edificaciones, en el que había un Templo para unas 2000 personas. La idea en ese entonces era prácticamente ridícula ya que estaba fuera de toda imaginación y de las circunstancias que los rodeaban.

    En 1988 comienza la curiosidad por la manzana de tierra ubicada sobre calle Franklin al 1300. Las manzanas linderas estaban con construcciones, pero esa había quedado totalmente desocupada. Se comienzan las investigaciones en el municipio y en Rentas de la provincia, pero no se daba con el paradero de los propietarios. Una vez más, se recurre al escribano Zubiaurre y por medio de un comisionista, luego de varios intentos en la ciudad de La Plata, se ubica una escritura manuscrita, casi ilegible, del año 1946.

    Para sorpresa, los dueños del predio eran conocidos y emparentados con creyentes de la congregación, que ignoraban tal propiedad. Al informarles de esta situación quedan sorprendidos y luego de reunirse, deciden donar toda la propiedad con los derechos de herencia y posesión.
    Comienzan los trámites de la escritura que burocráticamente tardarán 10 años en salir y el logro de esto fue gracias a la intervención de la abogada Dra. Mirta Culasiatti.

    En el año 1990 se toma posesión del terreno y se sede el lugar para tener una campaña con el evangelista Carlos Anacondia, durante 24 días; este evento fue una gran experiencia para la iglesia y un impacto para la ciudad.
    La iglesia siguió creciendo, y se amplió el templo de Machado tirando una pared que daba a un salón social, en el que entraban unas 100 personas más.

    Más adelante se alquila un cine en funcionamiento, así que la iglesia se trasladaba con todo el equipo de iluminación y sonido, cada domingo por la mañana a ese lugar y al mediodía, al terminar la reunión, se desarmaba todo y se lo llevaba al templo, ya que el lugar debía quedar listo para la exhibición de películas.
    Luego de unos meses, se decide volver al templo de Machado y hacer dos reuniones los domingos, pero tener un lugar más grande era absolutamente emergente.

    En ese tiempo, José Battaglia dona a la congregación una propiedad con usufructo.
    En 1992 comienza la construcción del Templo aún sin poder escriturar, gracias a la venta de la propiedad donada por Battaglia.

    El 9 de Julio 1993, en el aniversario de la iglesia, con solo la construcción de lo que hoy es la radio, se hace una reunión al aire libre poniendo la piedra fundamental.
    El esfuerzo se extendió por varios años, donde todos los sábado, desde la mañana hasta la tarde, un grupo de alrededor de 40 personas trabajaron arduamente.

    La empresa Loimar, por medio de su director Ing. Juan Loitegui, donó a la iglesia todos los ladrillos que se necesitaban (y más tarde donaría también los pisos), así que amistades y creyentes de la iglesia iban con camiones, cargaban y los traían al terreno. También hubo amigos que donaban cada vez que se necesitaba, equipos completos de arena, que traían desde la costa.

    Al llegar al techo la empresa Don Fierro de Buenos Aires, aportó todos los cálculos de ingeniería y la construcción de las cabreadas que fueron luego levantadas gracias colaboración desinteresada de la empresa Edgardo Vázquez.
    Techado el lugar, en el verano de 1996, comenzamos a congregarnos en el nuevo Templo, habitando partes del mismo, según la congregación crecía.

    Al llegar el invierno, el frío y la poca calefacción hacía que la gente menguara, pero con firmeza se siguió avanzando en la construcción y el crecimiento espiritual.
    Cada cosa que se hacía requería del esfuerzo y sacrificio de los creyentes, pero de a poco, el nuevo Templo empezó a tomar forma, y ya dejó de ser visto simplemente como un galpón, para convertirse en uno de los salones más grandes y elegantes de la ciudad.

    Hoy podemos decir: DIOS HA SIDO MUY BUENO!!!!!!!!!! y nos ha permitido que en el año 2007 podamos terminar cada detalle para dedicarle a Él este Templo que nos regalara.

    Todo esto se ha logrado primeramente con la ayuda y dirección de nuestro soberano Dios y el aporte y esfuerzo desinteresado de la congregación y de muchas personas y empresas que no estaban relacionadas con la iglesia, pero al ver el esfuerzo y visión se sumaron al aporte sin mediar intereses personales y eso hoy los hace parte de este sueño cumplido.

    Historia Iglesia Peniel calle Machado

  • Imágenes del templo

    Muchas veces conocer nuestras raíces pone un verdadero sentido a lo que estamos viviendo. Saber del esfuerzo de otros antes de nosotros nos da la fuerza que a veces necesitamos para seguir. Esta es la historia de muchos hombres y mujeres que abrieron brecha para que nuestro camino fuese más fácil. Esta es la historia de quienes pusieron lo mejor de si para nosotros, aún sin conocernos. Esta es la historia de Asambleas Bíblicas “Peniel” en Tandil.

    Corría el mes de Marzo de 1956, cuando llegan a Tandil noticias que despiertan gran interés. En Gonzalez Chaves se estaban realizando reuniones evangelísticas, donde ocurrían milagros espectaculares y el poder de Dios se manifestaba en gran manera sanando enfermos. Eran tales los testimonios escuchados que muy pocos no se sentían inclinados a querer saber más y ver lo que allí estaba ocurriendo.

    Estas reuniones eran dirigidas por Avelina Bresa y Leo Manzewich, que periódicamente viajaban desde Mar del Plata, y por medio de los cuales Dios se manifestaba haciendo maravillas.
    Luego de haber realizado algunas consultas de rigor, Ramona Barrio toma la determinación de viajar. Su caso, como el de muchos, era de extrema necesidad, ya que hacía 23 años sufría una enfermedad en la piel que variaba su gravedad según las estaciones del año, pero que en aquel momento como ella misma afirma, “se encontraba en un estado calamitoso”.

    Estando ya en la reunión los hermanos oraron por ella, al mencionar las palabras: “usted esta sana”, se produjo el tan ansiado milagro que cambiaría todo el rumbo de su existencia.

    Al regresar a Tandil con la Biblia en su mano, se encontró sin saber como empezar esta nueva vida, pero tenía en su interior la esperanza dada por los hermanos, de visitar Tandil en no mucho tiempo.
    Ya en su casa, compartió con su hijo José lo ocurrido, y le entregó la Biblia que traía. José empezó a leerla y Dios tocó su corazón, la fe se adueñó de él y juntos, con su madre comenzaron a ayudarse para seguir adelante en el camino del Señor. Hasta entonces, se encontraban solos en su nueva fe.

    En Septiembre de ese mismo año la hermana Adelina llegó a casa de Ramona y comenzó a trabajar llevando el evangelio casa por casa, visitando familias y enfermos durante dos días.
    Pasadas algunas semanas, antes de finalizar el mes, Tandil recibe la visita de dos jóvenes: Nadia Nesnajko y Mildred, una norteamericana que había venido a Argentina a trabajar. Ambas eran del Instituto Peniel de Mar del Plata.
    Luego de hacer unas cuantas visitas, se programó la primer reunión de la Iglesia en Tandil. La expectativa era aún mayor que la preocupación de no saber quienes asistirían o de cómo resultaría todo.

    Por fin llegó el día de la reunión. Esta se realizó en la casa de una familia amiga, con dirección en La Rioja al 600. Ese día asistieron 18 personas que compartieron un grato momento escuchando la Palabra de Dios y cantando canciones como: “Mi corazón contento está”, “Cristo rompe las cadenas” y “Cristo es sin igual”, que acompañaron a nuestra congregación por muchos años más.
    Las dos jóvenes misioneras continuaron con las reuniones en distintos domicilios, anunciando las buenas nuevas de casa en casa, hasta conseguir un lugar fijo.
    Se alquiló entonces un local situado en calle Garibaldi al 600. Una vez instalada, la Iglesia comenzó a tomar forma: los miércoles había reunión de oración y estudio de la Palabra, los domingos a la mañana se dictaban clases de Escuela Dominical y por la noche se celebraba la reunión general, para todos, con canciones y exposición de la Palabra.
    En ese mismo sitio se realiza la primer campaña evangelística, a la que asistió como orador el Dr. Eduardo Miller, y era un privilegio contar con su presencia, ya que era el fundador de las Iglesias Peniel en Argentina. La campaña duró una semana, transcurría para ese entonces el mes de Enero de 1957.

    A finales de ese año, Mildred y Nadia son requeridas por la Institución y regresan a la ciudad de Mar del Plata.
    Comienza Enero de 1958 con la visita de Alejandro Manzewitch, quien comienza a viajar desde Mar del Plata todos los sábados para visitar a los creyentes quedándose para atender las reuniones de los domingos por la tarde. Al terminar esta reunión, regresaba a Mar del Plata. Por más de un año viajó para asistir a la Iglesia que todavía se encontraba sin pastor.

    Durante este año, y por razones económicas, se abandona el local alquilado; las reuniones comienzan a hacerse entonces en una casa ubicada en Moreno y 25 de Mayo, que pertenecía a la familia Herrera.
    El número de los creyentes se mantenía escasamente, acompañados de los problemas típicos de una congregación pequeña que parecía naufragar, pero recibiendo las fuerzas que el Señor daba cada día para permanecer unidos, evitando así la disolución del grupo, siempre con una esperanza, que el mensaje de Salvación que era anunciado entre amigos, parientes, y conocidos, a su tiempo traería fruto.
    A esta situación inestable, se agrega en Febrero de 1959 un nuevo cambio de lugar. Se pasa a compartir un living lo suficientemente grande aún para llevar gente nueva, cedido amablemente por Francisca Gosky, ubicado en Chacabuco y Arana.

    Pasados unos meses, en Junio de ese mismo año, se sufre un nuevo cambio, el pastor Alejandro regresa a Mar del Plata a contraer enlace y establecerse allí por un tiempo.
    La iglesia entonces es pastoreada por el hermano Wenceslao que se hace cargo un tiempo. Las actividades continúan su crecimiento lento y firme.
    Transcurridos seis meses el hermano Wenceslao se retira y espera de su reemplazo queda la iglesia a cargo de creyentes. Había un solo clamor en el grupo: una iglesia armonizada, un pastor y un lugar. Cada cambio frenaba o paralizaba la iglesia.

    En enero de 1960 llegan a Tandil Pablo Manzewich y Teofilo Szpiga con la misión de organizar esta nueva iglesia, en marzo de ese mismo año se produce el primer acontecimiento de suma importancia, el Señor había regalado un terreno en la calle machado 220. Los esposos Antonia y Blas Bruno habían tomado la decisión de ofrecerlo al Señor.
    Teofilo y Pablo se habían armado de sendos trabajos cuando llega inesperadamente la noticia de que Teofilo debía trasladarse a la provincia de misiones.

    La obra queda a cargo de Pablo y se reciben visitas de pastores y distintos ministerios. Se organiza el primer bautismo para el día 20 de noviembre de 1960 en el que son bautizadas 16 personas, entre ellas la hermana Antonia que se encontraba muy enferma e invalida. El bautismo se realiza en calle Figueroa al 400 con la presencia de Leo y Pablo Manzewich y Jorge Vich de los EE.UU.
    Luego de esto se alquila el club Bima donde se realiza la 2º campaña evangelística con el pastor Nuñez y el hermano Marcos Dermendierf.

    El 4 de noviembre nace ¨Eben – Ezer¨ nombre que acompaña a la iglesia por muchos años.
    Se comienza la construcción, y trabajan en ella Pablo, José y Dante Barrio, Roberto Cueli y Carlos Durso bajo la dirección del constructor Gosky. Al llegar a la altura de las ventanas la obra se detiene por falta de recursos, muchos de los cuales habían sido donados por los hermanos Casas. Se saca un presupuesto de lo que faltaba pero la cifra era totalmente inalcanzable.

    Las reuniones comienzan a realizarse dentro de las cuatro paredes y si llovía en la casa de los hermanos Bruno (al lado de la construcción), que mas adelante sería la casa pastoral.
    En 1962 se casa hermano Pablo.

    En febrero de 1963 llego de visita hermano Clifor Long que hace un desafió; de allí a cuatro meses, el 9 de julio, el salón debería estar listo, y el estaría en la inauguración. La congregación se componía de solo veinte miembros pero aceptaron el desafió. Se convoca a una nueva reunión donde los hermanos hicieron un compromiso con el Señor y al contar la ofrenda recaudada, esta cubría todos los gastos.
    La tarea fue de todos, mientras los hombres trabajaban en la construcción, las mujeres se encargaban de pintar los bancos y de los detalles para la inauguración.
    Se debe destacar la colaboración de los hermanos de la iglesia de la Unión Evangélica Horacio Del Giorgio, Joel Muñoz y Elías Vicente entre otros.

    El 9 de Julio de 1963 con gran emoción se inaugura el primer salón de la iglesia con la visita de Clifor Long.
    En diciembre de 1963 hermano Pablo es trasladado a Tucumán. Llega entonces Asael Martinez para hacerse cargo, y se realiza la tercer campaña evangelística en Chacabuco 1130.
    Las reuniones continúan, aumenta el número de creyentes y hay sanidades y milagros.
    Pasado un tiempo el hermano Martinez se traslada a otro lugar. Es entonces cuando el 8 de marzo de 1965, provisoriamente se hace cargo de la iglesia el joven pastor Teófilo Szpiga.
    Nota: Esta historia, hasta el año 1965, está basada en el testimonio de Ramona Atairo de Barrio, quien fue cimiento en la fundación de nuestra iglesia, y a quien le agradecemos la invaluable colaboración en esta recopilación de datos.

    Novedades

    Novedades generales de nuestra Iglesia

    Reuniones caseras

    Enterate de cómo particiar de las reuniones

    Testimonios

    Escuchá el mensaje de nuestras reuniones

    Iglesia Peniel en Tandil