Novedades

« Volver
144

Devocional mes de Diciembre "Deseos para un Nuevo Año"

19 de Diciembre


Al llegar el final de año es casi inevitable hacer un análisis de lo vivido los últimos meses, ponemos en balanza lo que hicimos, lo que no hicimos y lo que nos hubiese gustado hacer o evitar, hacemos proyectos, promesas y compromisos para ese nuevo año que iniciará pronto. Particularmente soy de las personas que creen que del 31 de Diciembre al 1 de Enero no se producen mayores cambios, pero no está mal intentarlo.

No se si hubo una razón especial para que la fecha de Navidad quedara a solo una semana del año nuevo, pero creo que no fue casualidad. A solo 7 días de iniciar el año, en medio de análisis y nuevos proyectos de vida, nos encontramos con el recuerdo del nacimiento de Jesús, y eso cambia, generalmente, todo nuestro pensamiento. Recordamos por qué y para qué vino, y todo lo que hoy significa eso para nosotros (Luc.2:11). Sus bendiciones (Ef.3:20), Su mano infaltable en las pruebas (Is.41:13), Su Palabra muchas veces dura pero siempre llena de amor (Heb.4:12; Deut.30:14), Sus promesas (2Pe.1:4; 2Cor.1:20), Su misericordia renovada cada mañana (Lam.3:22-23; Sal.23:6), Su provisión (Sal.103:3-5).

Nuestra naturaleza humana tiende a aprender por experiencias, es así que reconocemos (o conocemos) a Dios según nuestra vivencia, entendemos Su eternidad (que Él siempre va a estar y nunca nos va a faltar) cuando perdemos a alguien amado (Mt.28:20b); experimentamos Su fidelidad cuando somos traicionados (Sal.117:2); sentimos Su amor inagotable, que todo lo llena cuando nos encontramos solos (Jer.31:3); encontramos en Él nuestro verdadero refugio cuando somos perseguidos y humillados (Sal.146:7-8); lo descubrimos como proveedor cuando ya no tenemos recursos (Sal.34:9); respiramos Su aliento de vida cuando ya no tenemos fuerzas para seguir (Jn.10:10).
En mayor o menor medida todos hemos pasado alguna o muchas de estas cosas, sino todas y lo importante fue el resultado: Dios. Si no fue así, lamento decirte que reprobaste la materia y en algún momento tendrás que presentarte a examen otra vez.

Dios nos busca, nos llama, nos habla, nos espera, pero siempre está ahí, más cerca de lo que muchas veces creemos.

Si al llegar la Navidad y mirar ese pesebre, podés ver lo vivido este año y encontrar tu Dios eterno y fiel, amoroso hasta el extremo, que ha sido tu refugio, tu abogado y juez, tu proveedor en lo económico, espiritual y afectivo, cuyas misericordias nunca, nunca, nunca faltaron de tu vida, ni una sola mañana, vas a encontrar que tus sueños, tus proyectos, tus anhelos para el próximo año, se acomodan a Él, a lo que Él sueña, proyecta y anhela para tu vida.

Deut. 30:14-20.
Que el 2017 nos encuentre caminando Sus caminos, tomados muy fuerte de Su mano, latiendo al ritmo de Su corazón.

Gladiz Szpiga.

Se el primero de tus amigos o seguidores en recomendar esta información

Novedades

Novedades generales de nuestra Iglesia

Reuniones caseras

Enterate de cómo particiar de las reuniones

Testimonios

Escuchá el mensaje de nuestras reuniones

Iglesia Peniel en Tandil